El pago mínimo es el monto más pequeño que solicitan las entidades financieras para mantener un crédito vigente y no reportar al titular de la tarjeta de crédito en una central de riesgo.

No obstante, realizar solamente el pago mínimo cada mes y encima seguir usando la tarjeta de crédito, es un completo error, puesto que al efectuar el pago mínimo la deuda no disminuirá mucho, sino que se pagarán, más que todo, intereses.

 El problema del pago mínimo

La trampa del pago mínimo de las tarjetas de crédito es real, pues al realizar esa operación el banco será el más beneficiado gracias a los intereses, mientras que la deuda del titular de la tarjeta apenas disminuirá un pequeño porcentaje.

Free picture (Payment cards in Russia) from https://torange.biz/payment-cards-russia-32366

Consejos para que el pago mínimo no se convierta en un problema

  • Utilizar únicamente el pago mínimo cuando ocurra una emergencia y sea imposible pagar la cuota en su totalidad.
  • Pagar un gran porcentaje de la deuda o incluso su totalidad y no utilizar el pago mínimo. De esa forma, se pagarán pocos intereses y se podrá ahorrar bastante.
  • Si la deuda es muy alta y es imposible pagar cada mes el valor de la cuota, lo ideal sería reestructurar la deuda para que la tasa anual sea menor y no haya que recurrir al pago mínimo para no ser reportado en una central de riesgo.

En síntesis, si se paga el mínimo de la tarjeta de crédito será posible utilizarla, pero lo cierto es que no es recomendable, ya que pagar el total de la deuda demora bastantes meses, representando más intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *